browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

¿Son fiables los tarots virtuales? El robot tarotista competente

¿Cuántas veces has llegado a un sitio web en el que hay una aplicación que te echa una tirada de tarot gratuita? Seguro que decenas de veces. No sé cuál es tu experiencia particular al respecto. La mía es que no son demasiado fiables, no me lo han demostrado en la práctica y no sé si, en teoría, lo son. No obstante, vamos a reflexionar aquí sobre ello, es decir, vamos a reflexionar sobre la fiabilidad de ese tipo de tarot gratuito online, que realiza una tirada instantánea, a través de una aplicación web. Como he dicho, sospecho no me han demostrado, hasta ahora, que sean efectivos. Tampoco me convencen en la práctica.

1. ¿Puede pensar una máquina?

Una de las cosas que hemos de tener clara es el hecho de que, en el fondo, tras una aplicación lo que hay es un programa, que es ejecutado por una máquina virtual. En el pasado ya se planteó si las máquinas podían o no pensar. Y en el presente se sigue investigando. Sea como fuere, fue Alan Turing, un matemático británico, quien defendió la tesis de que las máquinas podían pensar. En un artículo titulado “¿Puede pensar una máquina?”, Turing refuta todos los argumentos en contra de la existencia de pensamiento en máquinas, 12 en total. Sin embargo, en aquel artículo Turíng no presentó ningún argumento a favor de su tesis, en su lugar emplazaba al futuro al lector. Venía a decir algo así como que el futuro confirmaría su tesis.

Más de cincuenta años después de la publicación de aquel ensayo, todo lo que tenemos son ordenadores muy grandes y todavía nos vemos obligados a decir que la tesis de que las máquinas pueden pensar solo puede ser corroborada en el futuro. De modo que aunque no podemos saber si las máquinas pueden pensar o no, si que podemos estar seguros, tal y como están ahora las cosas en Inteligencia Artificial (IA), que actualmente las máquinas no piensan y que, por tanto, detrás de las aplicaciones que te echan las cartas de tarot online no hay, de ninguna manera, el más mínimo atisbo de pensamiento ni de inteligencia.

2. ¿Es una baraja de tarot virtual una baraja de tarot genuina?

Esta es una importante cuestión metafísica. ¿Hay una baraja de tarot en nuestras pantallas? La respuesta es no, que todo lo que hay es, in sensu estricto, es una serie de pixels que forman la simulación virtual de una baraja de tarot. Y, como sabemos la simulación virtual de una baraja de tarot es tan poco una baraja de tarot, como la simulación de un incendio es un incendio.

Ahora bien, si para realizar una tirada de tarot o una tirada con la baraja española, necesitamos una baraja de tarot  o una baraja española, respectivamente, entonces, hemos de deducir, lógicamente, que la aplicación no realiza ninguna tirada, pues carece de baraja. En todo caso, las aplicaciones de tarot online solo hacen una simulación de una tirada de tarot.

 

3. ¿Puede realizarse una tirada de tarot sin pensamiento?

Bueno, supongamos que diseñan unos ordenadores con una baraja de tarot genuina incorporada y con unos brazos, capaces de realizar una tirada de tarot, como las virtuales. Más pintoresco, podrían ser tarotistas robóticas, que ejecutaran un programa muy similar al que ejecutan las aplicaciones de tarot gratuito online. En este caso, podríamos superar la cuestión metafísica planteada en el segundo epígrafe de este artículo. Pero nos quedaría la cuestión de si a pesar de no haber una inteligencia detrás de la tirada, podríamos decir que se realizó dicha tirada si, pongamos por caso, las respuestas están automatizadas, de tal modo que un comando del programa recupera respuestas de la memoria, donde hay montones de ellas almacenadas, dando como salida, en respuesta al consultante, la respuesta seleccionada, la cual puede variar en función de diversos criterios, previamente establecidos en el programa.

Ahora bien, hay que tener en cuenta una cosa, a saber, que la máquina, el robot tarotista, tendría  una serie de respuestas memorizadas, es decir, dado que por principio no es inteligente, no piensa, hemos de dar por sentado que el robot tarotista no será capaz de dar respuestas nuevas en un caso nuevo. Se podría objetar lo siguiente: ¿Y si tuviera todas las respuestas posibles para todas las combinaciones posibles para un tipo de tirada dado?

La respuesta a esa pregunta es que, dado que cualquier robot tarotista sería un producto humano y, puesto que la cantidad de combinaciones posibles sería, para cualquier tipo de tirada, inmensamente grande, un número tan enorme que sería imposible que una mente humana lo computara, sería igualmente imposible computar y crear un número tan grande de respuestas posibles. Por otra parte, dado que cada respuesta y cada combinación de cartas, para cualquier tipo de tirada, depende de las particularidades de cada consultante dada, es imposible que la máquina tenga respuestas particularizadas en este sentido.

Por tanto, hemos de decir que si no hay un ser inteligente detrás de una tirada de tarot, no obtendremos una respuesta correcta a nuestra consulta. No podremos hablar de una tirada de tarot en absoluto.

 

4. Conclusiones

Para que una máquina pudiera hacernos una tirada de tarot genuina se necesitaría, por tanto, que fuera inteligente, por un lado. Esto se traduce en que sea capaz de generar respuestas nuevas y particularizadas al consultante o la consultante. No valdría que tuviera un número de respuestas memorizadas en su memoria. En segundo lugar, sería necesario que la máquina pudiera manejar una baraja de tarot genuina ya que, como hemos visto, desde un punto de vista metafísico, una baraja de tarot y la representación gráfica de una baraja de tarot son entidades esencialmente distintas.

Solo cuando estas dos condiciones sean satisfechas, podremos decir en teoría que una máquina puede echar las cartas del tarot con éxito. Sin embargo, tal y como están las cosas en la actualidad en el terreno de la IA, parece que aún tendremos que esperar mucho tiempo para ver a un robot tarotista competente.

Comentarios