browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Tarot negocios

¿Existe una relación entre el tarot y los negocios? La respuesta a esta pregunta no necesita de una gran reflexión y nos viene a la mente con gran rapidez, en cuanto pensamos en los conceptos de “tarot” y de “negocios”. La respuesta a esta pregunta es, en principio, negativa, en efecto, la respuesta es un “no”, aunque no demasiado rotundo. Y decimos que no se trata de un “no” rotundo por la sencilla razón de que cuando pensamos en embarcarnos en la aventura que supone abrir un negocio, siempre podemos pedir consejo al tarot. A continuación examinaremos algunas razones para consultar al tarot sobre nuestros proyectos empresariales.

1. No vivimos tiempos en los que se pueda correr grandes riesgos

El enunciado de este epígrafe constituye una razón evidente. Lo que dice ni más ni menos es que, tal y como están hoy las cosas, no estamos en el mejor momento para arriesgarnos. Un negocio siempre supone un riesgo para la persona que invierte en él. En unas circunstancias en las que la economía anda bien, el riesgo es menor, puesto que, por un lado, es más fácil tener éxito y, por otro, en caso de fracasar, es fácil recuperarse.

Sin embargo, en la actualidad nos encontramos con que el riesgo es peligroso. Es difícil tener éxito, por una parte. Por otra, es difícil recuperarse económicamente en caso de que nuestro negocio fracase.

Por ello, si queremos minimizar riesgos a la hora de abrir un negocio, será útil consultar con el tarot, en la medida en que es una fuente de conocimiento bastante valiosa.

2. Nunca merece la pena correr grandes riesgos si estos se pueden minimizar

En realidad, a pesar de lo dicho en el parágrafo precedente, correr grandes riesgos no es necesario, por más que viviéramos en el mejor de los mundos posibles. Y la mejor manera de saber si la fortuna estará de nuestro lado a la hora de montar un negocio es consultando con el tarot. Y es que, aunque pudiera ser fácil levantarse tras un batacazo empresarial, es mejor no tenerlo si se puede evitar. A este respecto, el tarot nos será de gran ayuda.

3. El saber nos hará libres

La incertidumbre es el peor enemigo del carácter emprendedor. Por su parte, el padre de la incertidumbre es el miedo. Su abuela, o sea, la madre del miedo, es la ignorancia. Nos encontramos, por tanto, con que el árbol genealógico nos lleva desde la ignorancia a su hijo, el miedo, quien a su vez nos lleva a la incertidumbre.

Y es que se dan muchos casos de grandes ideas que nunca llegan a cuajar, debido a que la incertidumbre de las personas que las piensan se convierte en un freno mortal para la idea. Por supuesto, somos de la opinión de que si una idea no se lleva a cabo, no se actualiza, acaba muriendo. Para convencernos de esto no tenemos más que escuchar los lamentos de nuestros padres y abuelos, cuando se arrepienten de no haber abierto aquel bar en aquella época en la que bla, bla, bla.

Esta es una buena razón para consultar al tarot cuando tenemos algún proyecto para algún negocio en mente. En efecto, el tarot es, como hemos dicho más arriba, una fuente de sabiduría y conocimiento. Por otra parte, como hemos dicho aquí, la incertidumbre tiene su raíz última en la ignorancia, pasando por los dominios del miedo. Por tanto, es lógico suponer que acabando con la ignorancia acabaremos con la incertidumbre, el freno que nos impide llevar a cabo nuestras ideas y prosperar.

Y es que el tarot puede ayudarnos a saber si nuestro proyecto de negocio tiene posibilidades de ser un éxito o si tiene más facilidad para fracasar de forma inevitable y dramática.

4. No es bueno enamorarnos de nuestras propias ideas

Tenemos una idea de negocio, por ejemplo, una empresa dedicada a la fabricación de dedales de papel higiénico. Nuestra idea puede ser la más absurda del mundo y estar destinada a fracasar desde el mismo momento en le que se concibe. Sin embargo esto no es óbice para que nos enamoremos de ella. La debilidad humana puede llevarnos a enamorarnos de ideas falsas, erróneas, absurdas y pintorescas. Este amor a las propias ideas es muy peligroso, sobre todo cuando se trata de negocios.

En estos casos, lo mejor es un buen desengaño a tiempo, antes de que sea demasiado tarde y choquemos frontal y fatalmente contra el muro de la realidad. Sería un choque que, con toda seguridad, nos dejaría demasiado aturdidos y deprimidos, pues el fracaso de una idea de la que nos hemos enamorado es mucho más doloroso que el fracaso de una idea hacia la cual nuestra actitud no es tan íntima.

Para evitar este peligroso desengaño, lo mejor es desengañarnos consultando el tarot. En efecto, las cartas de tarot no calificarán nuestra idea de absurda, pero nos proporcionarán una gran sabiduría, la suficiente como para que evitemos un error colosal a tiempo.

5. Conclusiones

Estas cuatro razones tienen el suficiente peso como para que nos convenzamos de que consultar al tarot cuando tenemos pensado embarcarnos en un negocio puede sernos de gran utilidad, ayudándonos a hacer frente a nuestro destino, sin tropezar. Y, en caso de que tropecemos, nos ayudará a levantarnos con rapidez y gran destreza, de modo que podamos enfrentar los obstáculos que nos podemos encontrar en el emocionante camino de la vida. Y es que este camino será tanto más emocionante y valioso cuanto más preparados estemos para hacerle frente. A esto nos puede ayudar el tarot. Y nada mejor que utilizar su ayuda que en el aso de los negocios, cuando lo que está en juego es la realización de nuestras ideas, de lo más profundo de nuestro ser.

De este modo, si tienes una idea para un negocio y estás pensando llevarla a cabo o tienes miedo de hacerlo, haz un paréntesis en tu vida y consulta mi Tarot ¡No te arrepentirás!

Tarot Real · Tarotista profesional · Tarotista Particular · Vidente de Nacimiento

Comentarios